Cuatro ideas destacadas tras la experiencia de las fincas embajadoras de Ferdoñana

Ferdoñana, iniciativa dirigida a agricultores y técnicos de frutos rojos del entorno de Doñana cuyo objetivo es promover el uso eficiente del agua para el riego de estos cultivos y contribuir a la sostenibilidad y rentabilidad de la producción, ha organizado numerosas visitas a fincas de la región (visitas que se enmarcan dentro del programa de embajadores con el objetivo de compartir experiencias en el uso eficiente del agua) antes de la llegada del coronavirus, momento en el que se produjo el cese de estas actividades.

Sin embargo, tras la experiencia vivida con algunas de ellas se han podido extraer cuatro ideas fundamentales: la efectividad y robustez de las tecnologías utilizadas, la importancia de la fertirrigación y las necesidades nutricionales, la calidad de las fincas como espacios propicios para el intercambio y la puesta en práctica de estas herramientas, y el interés de los agricultores.

Tecnología efectiva y robusta

Las herramientas y métodos que se han ensayado en las fincas embajadoras del Proyecto Ferdoñana han demostrado su efectividad a la hora de alcanzar una optimización del riego. Se trata de tecnologías maduras y robustas, proporcionadas por las empresas Famidan, Optiriego, Infocultivo, IG4 y NIAB, con capacidad para medir los parámetros necesarios y transmitir la información adecuada a la persona encargada de los cultivos para ayudarle a realizar un consumo de agua óptimo.

De esta forma, todas las prácticas ejecutadas, desde la finca de Tierras del Condadohasta la finca experimental de Adesva, por poner dos ejemplos, han contado con la implantación de estas herramientas de ayuda a la decisión de riego, las cuales han permitido el seguimiento nutricional y el control de los rendimientos con todo lujo de detalles. Además, la información que proporcionan al agricultor o técnico en base a las buenas prácticas relacionadas con el sistema de riego les ayudan a tomar mejores decisiones a la hora de gestionar el agua.

Las herramientas utilizadas en los ensayos de las fincas embajadoras de Ferdoñana permiten medir parámetros esenciales para un riego óptimo

La importancia de la fertirrigación y las necesidades nutricionales

Una de las enseñanzas que mejor impronta ha dejado durante los ensayos para la reducción del riego es el ajuste de la fertirrigación. Para cualquier agricultor reducir los volúmenes de riego sin pérdidas en su producción es un aspecto clave. Precisamente hemos aprendido que uno debe de ser especialmente cuidadoso a la hora de reducir los volúmenes de riego, pues pueden implicar mermas si la fertilización es deficiente.

Por tanto, todos aquellos que pretenden acometer una mejora en el uso del agua, ya sean técnicos o fincas, tienen que asegurarse bien de que cubren las necesidades nutricionales del cultivo. Y estos ensayos han servido para ello.

Las fincas como espacio propicio para el intercambio de conocimiento

Un espacio idóneo para ensayar con las tecnologías adecuadas es e intercambiar es fundamental. En este sentido, las fincas que han participado en esta experiencia han ofrecido siempre condiciones para el intercambio, siendo fincas comerciales donde se podían ver in situ buenas practicas llevadas a cabo en la realidad.

Del mismo modo, los agricultores han importado todos los conocimientos adquiridos en su trayectoria sobre el manejo eficiente del agua y nutrientes, y no solamente en relación a la optimización del uso del agua, sino en otros muchos aspectos relacionados con la producción; de allí la riqueza del intercambio.

Las fincas ofrecen un escenario propicio para el cultivo y la puesta en práctica de estas herramientas de ayuda a la decisión del riego

El interés y la motivación de los agricultores

Los agricultores y técnicos han sido piezas fundamentales que han contribuido al éxito de la actividad de las fincas embajadoras gracias al interés que han mostrado. No solo eso, también se ha producido un intercambio fructífero en relación a otras técnicas que pueden ser de utilidad a la hora de ser eficientes en el uso del agua y para mejorar sus prácticas en general.

Como ejemplo, el abordaje de temáticas como la fertirrigación en mayor profundidad, o el uso de ozono para la limpieza del sistema de riego, aspectos, en definitiva, que no estaban previstos, pero que han tenido un protagonismo inesperado debido al alto interés mostrado por los participantes, donde además cada uno ha aportado sus buenas prácticas.

Otro punto a favor es que incluso determinados agricultores han repetido dos y hasta tres veces estas visitas (en ocasiones han asistido a la misma finca en más de una ocasión y cuando ya habían visto la tecnología a ensayar). Hay que recordar que el objetivo era asistir a dos experiencias como máximo para cumplir con el compromiso en el marco de esta actividad, objetivo que no se ha cumplido para un tercio de los asistentes.

La motivación y la participación de los agricultores han sido fundamentales para el intercambio de ideas y opiniones

En definitiva, las actividades de las fincas embajadoras, pensadas para agricultores y técnicos que, de una u otra forma, mantienen vínculos con el proyecto Ferdoñana, han arrojado resultados muy positivos y un feedback muy fructífero. Cada finca se ha centrado en un determinado ensayo, donde el proveedor de servicio ha sido diferente y el agricultor ha podido conocer distintas tecnologías y métodos para la optimización del riego.

Comments are closed.