Ferdoñana, una evolución notable en tiempos del coronavirus

La crisis del coronavirus ha afectado de lleno a muchos sectores productivos de España, incluido al de la agricultura. El impacto de la pandemia se ha dejado notar también sobre el Proyecto Ferdoñana, que ha tenido que cancelar o aplazar algunas de las actividades que estaban previstas para esta campaña. Sin embargo, a pesar de las dificultades, muchos de los objetivos se han ido cumpliendo y el seguimiento y asesoramiento de los agricultores en las fincas ha sido posible gracias a canales comunicativos alternativos. Esto ha permitido seguir apostando por el uso eficiente del agua en los cultivos.

Para ello, Ferdoñana se ha centrado en los productores con más potencial de mejora en cuanto a gestión de agua, apostando por el objetivo de mejorar un 20% la eficiencia del uso del agua entre los participantes. El uso de los telecontadores para acceder remotamente a los datos, o del WhatsApp con los agricultores han resultado especialmente prácticos para mantener este esfuerzo en un contexto de movilidad limitada.

La recogida de fresa sufre una caída a causa de la COVID-19

Uno de los ejemplos que mejor ilustra las consecuencias de la pandemia es el de la fresa. La campaña de fresa para consumo en fresco se da ya por terminada. Si tenemos en cuenta que en la semana 21 desde que arranca la temporada se debería llevar recolectado casi el 100% de la producción total, se estima que hasta ese momento se ha comercializado inferior al 80%, según datos del observatorio de precios de la Junta de Andalucía que lo comparan con el mismo periodo del año pasado.

Distribución media de la producción comercializada de fresa para consumo en fresco (media del periodo 2013/14-2018/19) frente a la distribución estimada para la campaña 2019/20.

La consecuencia más notable de la situación actual de crisis para el proyecto es que resultará complicado determinar con exactitud si los participantes van a alcanzar los niveles de producción del año pasado o el objetivo de consumo marcado. Empero, esto no ha impedido que desde Ferdoñana se haya seguido trabajando para mantener los niveles de producción ayudando a los agricultores más necesitados con un asesoramiento ágil y personalizado.

En este sentido, para evitar perder el control y la evaluación llevados a cabo hasta entonces, se están fomentando otras actividades relacionadas con la comunicación y la generación de documentos técnicos que constituyan una fuente de inspiración en el futuro. Aquí destacan los vídeos de las fincas embajadoras y las fichas técnicas, un total de tres entregas enfocadas en el sistema de riego y su eficiencia. En definitiva, herramientas de ayuda en la toma de decisión para una agricultura más eficiente y resiliente en el futuro.

La campaña de la fresa ha sido una de las más afectadas por la crisis del coronavirus

Comments are closed.