Irristrat y el riego a demanda de NIAB, dos sistemas para la optimización del riego de Ferdoñana en simbiosis

El Proyecto Ferdoñana, dirigido a los agricultores de frutos rojos del entorno de Doñana para fomentar la eficiencia del riego de cara a lograr la máxima rentabilidad en sus cultivos, destaca la buena correlación entre el sistema de riego a demanda en fresas sin suelo de NIAB instalado en la finca de Adesva y el modelo de estimación de necesidades hídricas del cultivo que ofrece el software Irristrat en el marco del proyecto de forma gratuita a todos sus participantes.

Aunque bien es cierto que para obtener los datos de producción aún habrá que esperar a final de la campaña, los resultados que está ofreciendo el ensayo son bastante positivos. Además, también hay que tener en cuenta la información que arroje en paralelo el ensayo llevado a cabo en las mismas condiciones por IG4, lo que permitirá al proyecto evaluar y decidir cuál es el sistema y gestión de cultivo que ofrece mayores rendimientos y productividad del agua.

En este sentido, y centrándonos en lo expuesto anteriormente, el sistema de NIAB se basa en el monitoreo y control de diferentes parámetros en las bolsas de cultivo, como son la humedad en diferentes puntos de la parcela, el drenaje en cada evento de riego y la conductividad en los poros del saco. Con esta información, y siempre intentando gestionar drenajes bajos para maximizar el uso del agua, se maneja el cultivo.

Principios técnicos del riego a demanda de NIAB en sustrato

El riego a la demanda basa la decisión de riego sobre la lectura de unos sensores (soil moisture sensors, en esquema 1), en general relacionados con la humedad o la disponibilidad del agua en el suelo. Aquí pueden actuar uno o varios sensores para la toma de decisión. Asimismo, la uniformidad del sistema de riego es un elemento clave para “fiarse” de un único sensor o recurrir a la integración de varios de ellos.

Los datos de los sensores están integrados en un sistema de control (Data Logger e Irrigation Controller) que va a mandar la orden de riego a una electroválvula (Irrigation valve). Existen diferentes sistemas de comunicación (vía radio, GPRS o por cable) para mandar la orden y para que el usuario pueda ver los datos. De nuevo aquí, una de las claves para el éxito del sistema a demanda es su fiabilidad y la inclusión de alarmas que avisen a tiempo real al agricultor en caso de problema.

Por otro lado, el éxito de la técnica depende fundamentalmente de la calidad del sistema de riego instalado en la finca, por lo que es necesario tener un sistema de riego y un sustrato de calidad uniformes y con los controles adecuados, esto es, de caudal, presión, PH, etc.

Esquema 1. Material instalado en el sistema de riego de precisión desarrollado por NIAB/EMR con las empresas Delta-T, Netafim y Cocogreen

Efecto sobre la gestión del riego

El riego a demanda permite estabilizar el contenido volumétrico en agua en el sustrato en torno a un valor considerado como óptimo por el técnico. En la gráfica 1 se observa que, desde que se inicia el riego a
demanda a principios de abril, la humedad se mantiene entre un 48 y un 52% de humedad, valor considerado como óptimo, mientras que la humedad en la parcela del agricultor muestra variaciones mucho más importantes (entre un 40 y un 54%).

Gráfica sobre el ensayo de riego a la demanda en sustrato conducido por NIAB/EMR en 2016

Un resultado favorable y simbiótico

Tras la exposición del funcionamiento de ambos sistemas a la hora de estimar las necesidades de agua del cultivo (pincha este enlace para ver el post sobre como funciona Irristrat), se puede concluir que los dos se adaptan bastante bien hasta el punto de ser complementarios y arrojar unos datos mucho más fiables para poder seguir trabajando en esta línea durante toda la campaña.

Por tanto, el riego aplicado a demanda por el sistema de NIAB y las necesidades de riego teóricas calculadas en base al modelo de Irristrat se acoplan muy bien, tal y como queda demostrado en las siguientes imágenes extraídas de la interfaz del programa.

Contador de la tecnología NIAB

Registro de riego que demuestra cómo se acoplan ambas metodologías

Gráfico con los resultados de ambos sistemas

Los resultados finales sobre consumo de agua y productividad del agua con estas metodologías de gestión del riego tendrán que esperar a final de campaña. Además, debido a la situación de confinamiento y restricciones al movimiento impuestas por el Gobierno, la visita prevista para este mes de abril a la finca de Adesva junto a autoridades y actores relacionados con el proyecto y el sector para presentarles los datos y las tecnologías puestas en marcha en la finca tendrá que realizarse en otra fecha.

Sin embargo, el objetivo es tener esta cita antes de que acabe la actual campaña y poder presentar los resultados de uso de agua y producción de fruta.

Comments are closed.