Optiriego Consulting, la consultora que ha hecho posible el Proyecto Ferdoñana

Ferdoñana es una iniciativa de la Plataforma SAI (Iniciativa por una Agricultura Sostenible por sus siglas en inglés) que se empezó a gestar en 2014. Sin embargo, fue a finales de 2015 cuando SAI escogió a Optiriego Consulting, empresa creada por el ingeniero agrónomo Sébastien Guéry en 2009 y que coordina a nivel local este proyecto dirigido a los agricultores de frutos rojos del entorno de Doñana para fomentar la eficiencia en el riego.

El inicio de las actividades de formación coordinada por esta consultora dedicada a la optimización del uso del agua agrícola se concretizó en el año 2016. Esta labor inicialmente se pensaba delegar a otros organismos oficiales de formación, pero finalmente la ha desempeñado esta empresa gracias a la confianza depositada por los promotores. La conexión con la realidad de los agricultores y la experiencia de Optiriego desde el 2008 con el sector de los frutos rojos han sido claves en esta elección.

Para realizar la formación, Optiriego se apoyó en un equipo de expertos locales, otra clave del éxito de la formación. Más que por su perfil académico, los formadores han sido elegidos por su conexión directa con las problemáticas y el día a día de los agricultores de la zona, siendo cada uno experto en empresas u organismos que dan servicio a la comunidad onubense (empresas de servicios, de suministro, comunidades de regantes). Este aspecto fue uno de los más valorados por los agricultores y técnicos que han asistido a las formaciones en aula y a los talleres.

La formación de agricultores y técnicos ha sido uno de los pilares fundamentales de Ferdoñana

La experiencia de Optiriego con Ferdoñana                                                                    

Este proyecto ha supuesto un hito importante para Optiriego Consulting e incluso le ha permitido la contratación de una persona a tiempo completo dedicada exclusivamente a este cometido. Se trata de Ana Martín, técnico de Ferdoñana, quien destaca que un proyecto como este ha llegado en «buen momento para el sector de los frutos rojos». «Empezó con cierto rechazo del sector por las dudas de los productores sobre las intenciones de los promotores y porque en ese momento se sentían amenazados, pero luego las cosas han ido por un camino más razonable, sostenible y adaptado a la situación real de deterioro del acuífero», sostiene.

En este sentido, cree que los propios agricultores se han ido dando cuenta de la situación y de la necesidad de hacer un uso responsable y legal del agua. «Saben que son capaces de hacerlo porque lo han hecho otras veces», agrega. Aunque espera que Ferdoñana haya servido para fomentar un cambio de mentalidad, asegura que el proyecto ha supuesto una ayuda y acompañamiento a los productores. A nivel personal ha sido «muy enriquecedor porque siempre las cosas difíciles y los obstáculos te motivan y te enseñan algo. Me ha gustado mucho la honestidad, la colaboración y el realismo con el que se abordó el proyecto», concluye.

Por otro lado, el director de Ferdoñana, Sébastien Guéry, recalca que «esto nos ha permitido, por un lado, trabajar desde una perspectiva más amplia de lo habitual, conectando a los productores con la cadena de suministro en torno a la temática de la sostenibilidad». Por otro lado, Guéry destaca también la oportunidad que han tenido para trabajar con muchos productores de la zona de Huelva, conocerles mejor a ellos y las iniciativas llevadas a cabo en la zona y «al final nos ha permitido ampliar nuestra visión sobre el uso del agua en Huelva», añade.

Sébastien Guéry (izquierda), en una se las sesiones formativas de Ferdoñana

Los hitos que se han alcanzado en el proyecto

En definitiva, la dilatada experiencia de los coordinadores del proyecto ha contribuido a que Ferdoñana haya alcanzado metas importantes de cara a concienciar y ayudar a los agricultores y técnicos de la zona de Huelva con objeto de optimizar sus recursos hídricos sin que esto afecte al rendimiento y a los costes.

De esta forma, destaca la realización de una formación para más de 100 agricultores y técnicos, además de la satisfacción que supone la posibilidad de haber actuado como catalizador de las fuerzas/talentos a nivel de empresa de servicio, de expertos, de técnicos y agricultores. «Creo que hemos conseguido todo esto y hemos sabido estar en el centro del tablero, por lo que de algún modo hemos sido capaces de unir fuerzas de diferentes entidades y actores», concluye Sébastien Guéry.

Comments are now closed for this article.